www.dopmail.com

secado de las plantas

SECADO DE LAS FLORES UTILIZANDO GEL DE SÍLICE
 
Las flores se pueden secar de distintas maneras, una de las más utilizadas es con gel de sílice.
 

El gel de sílice es un agente desecante, es decir, que elimina la humedad de materiales como las plantas. Es una sustancia incolora, porosa y amorfa. Se denomina gel de sílice porque se prepara eliminando parte del agua de un precipitado gelatinoso de ácido silícico. Cuando está seco y preparado para ser utilizado, los gránulos tienen un tono azulado y una textura que recuerda a la del azúcar. Según se utiliza, los gránulos absorben la humedad y el tono azul pasa a ser rosa, pero una vez que se pierden dicha humedad recuperan el color azul. Para utilizar el gel de sílice ha de observar los siguientes pasos:

Tamice los granos, eliminando cualquier material vegetal.

Extienda los gránulos uniformemente en un platillo llano y póngalos en el horno a 150º C. Remueva el gel de sílice de vez en cuando para que se caliente uniformemente.

Una vez que estén secos y recuperen su color azul, apague el horno y deje que el plato se enfríe ahí dentro.

Una vez que esté frío guarde el gel de sílice en un recipiente hermético para el próximo uso.

Como secar flores y follaje utilizando gel de sílice

Esparza una capa 7,5 cm. de espesor de cristales de sílice sobre un recipiente que tenga tapa.

Corte el tallo de cada flor de forma que tenga una longitud de 5 cm. Inserte un palillo de madera en la base de la flor e introdúzcala en vertical en los granos.

Para secar hojas déjelas horizontalmente encima de los granos. Asegúrese de que no están montadas. Eche con cuidado más gel de sílice sobre las flores y hojas hasta que queden completamente cubiertas. Cubra el recipiente con una tapa y déjelo así durante cuatro o cinco días.

 

Retire las flores cuando tengan un tacto parecido al del papel. Si tras cinco días no están secas, déjelas más tiempo, pero compruébelas cada jornada ya que las flores que se dejan en gel de sílice durante mucho tiempo pueden ponerse frágiles y oscuras. En caso de que los pétalos de una flor estén secos, pero no la base, cubra solo la parte que aún no está seca.

Si se utiliza un microondas con gel de sílice, el proceso será más rápido. Para ello ha de realizar los mismos pasos, teniendo en cuenta que el recipiente que va a utilizar es apto para el microondas y que no necesitará tapa. Aunque todos los microondas son diferentes, ha de seleccionar, en general, una potencia media-baja o de descongelación, ya que son las mejores para el secado.

Los tiempos de secado también variarán con los tipos de flores. Normalmente se calcula el tiempo en relación con la cantidad de gel que se esté utilizando:

Para 227 grs. a 454 grs. de gel de sílice, el tiempo indicado es de 2 o 2,5 minutos

Para 907 grs. de gel de sílice, el tiempo indicado es de 4 minutos.

Para 1,36 Kg. de gel de sílice, el tiempo indicado es de 5 minutos.

Para 2,27 Kg. de gel de sílice, el tiempo indicado es de 7 minutos.

Hay muchas variables que influyen en como se ha de realizar el secado en el microondas, de ahí que siempre se ha de utilizar durante un corto período de tiempo, comprobando, posteriormente, el estado de las flores, removiéndolas y calentando de nuevo si es necesario. Deje que las flores se enfríen en el recipiente durante al menos 20 minutos después de que se hayan secado. Una vez que están completamente frías, ya se puede trabajar con ellas. Para eliminar los gránulos de gel de sílice de las flores secas, sacuda con cuidado la flor colocándola hacia abajo. Utilice un pincel pequeño para cepillar suavemente los gránulos de sílice que se hayan quedado pegados.
 

Estos son algunos agentes desecantes que podrá emplear para secar sus flores y plantas.
 

Aunque el gel de sílice es uno de los agentes desecantes más utilizados, actualmente también existen otros. El bórax mezclado a partes iguales con arena o con harina de maíz es un gran agente desecante si se utiliza de la misma manera que el gel de sílice, aunque a esta mezcla también se le puede añadir dicho gel.


Una vez hecha la mezcla ha de esparcirla en un recipiente llano y poner las flores de la misma forma que las pondría si utilizase gel de sílice (véase en este mismo canal el artículo titulado: “Secad
o de las flores utilizando gel de sílice”). Sin embargo no cubra el recipiente ya que estos agentes secantes más lentos necesitan mucha ventilación para disipar la humedad. Ubique el recipiente en una zona seca y templada con buena circulación de aire y deje que las flores se sequen durante 10 o 12 días antes de comprobar su estado.

 

El proceso de secado se puede acelerar calentando las flores con la mezcla en el horno a 65º C durante 25 minutos y en el microondas a intervalos de 3 minutos, entre los que ha de comprobar el estado de las mismas. Una vez que están secas deje que se enfríen en el agente desecante durante 30 minutos antes de empezar a trabajar con ellas.

Secado con glicerina

La mayor diferencia entre los agentes desecantes y la glicerina es que los primeros absorben la humedad, mientras que la glicerina es absorbida por la planta a través del tallo haciendo que esta incremente sus niveles de humedad, de modo que se hace muy flexible y suave una vez que está seca.

El primer paso para secar flores y plantas con glicerina es cortar los tallos y eliminar las hojas muertas o dañadas. Posteriormente deje los tallos en agua durante una o dos horas, para que las plantas puedan absorber el líquido que necesiten

Haga una mezcla de agua caliente al 60% y de glicerina al 40% y llene un cubo o un jarrón con 7,5 cm. de esta mezcla. Corte la base de cada tallo formando un ángulo agudo, de modo que la pla absorba la mezcla rápidamente. Elimine las hojas de la parte inferior del tallo de forma que ninguna quede en contacto con la mezcla. Si los tallos son duros o leñosos, deberá golpearlos o rasgarlos para que la absorción sea máxima.

Haga una mezcla de agua caliente al 60% y de glicerina al 40% y llene un cubo o un jarrón con 7,5 cm. de esta mezcla. Corte la base de cada tallo formando un ángulo agudo, de modo que la planta absorba la mezcla rápidamente. Elimine las hojas de la parte inferior del tallo de forma que ninguna quede en contacto con la mezcla. Si los tallos son duros o leñosos, deberá golpearlos o rasgarlos para que la absorción sea máxima.

Como muchas flores y follajes se vuelven de color marrón a medida que se preservan, se podrá utilizar alguno de los siguientes métodos para darles color o realzar el que ya tienen:

Con tinte para ropa: Añádalo a la mezcla de glicerina y continúe con el proceso según se ha descrito. No se debe utilizar colorante alimentario ya que este añade muy poco color o ninguno. También puede dar color a las flores utilizando el tinte para ropa, una vez que ha realizado el proceso de secado. Para ello ha de poner los tallos en un baño de dicha sustancia y dejarlos a remojo durante 20 minutos. Una vez transcurrido este período de tiempo deje las flores en un cubo seco donde se evapore toda la humedad que han retenido. Repita este proceso si desea conseguir una tonalidad más oscura.

Otro método para dar color a las flores secas consiste en pulverizarlas ligeramente con pintura con base de agua o alcohol tras el proceso de secado. Pulverice con cuidado en todas las direcciones para evitar que parezcan pintadas. Para conseguir un buen resultado ha de seleccionar colores que sean similares al de las plantas en su estado natural.

La glicerina se puede encontrar en farmacias o en tiendas de manualidades. También hay mezclas en el mercado listas para usar.